1ª División | Benítez respira tras el 0-2 en Ipurúa

futbolcarrascorelamadrideibar

Victoria del Real Madrid en su visita a Ipurúa por 0-2 gracias a los goles de Bale y Ronaldo. Los blancos controlaron el partido en casi todas las facetas del juego, sobre todo en la segunda parte. Los de Benítez llegaban a Guipúzcoa con muchas dudas, tras el 0-4 contra el FC Barcelona y los fatídicos 15 últimos minutos ante el Shakhtar Donestk. En cambio, el Eibar llegaba al partido en un momento de gloria (séptimos con 20 puntos), en la misma línea que la pasada temporada a estas alturas.

El encuentro comenzó con una ocasión clarísima de Cristiano, pero Riesgo estuvo acertado adivinando las intenciones de vaselina por parte del luso. La igualdad entre ambos equipos estuvo patente durante los primeros 45 minutos, aunque fueron los visitantes quienes dispusieron de las ocasiones más claras y de la posesión del juego. De hecho, Keylor Navas apenas tuvo que intervenir. Cuando se llegaba al final del primer tiempo, llegó el gol de Gareth Bale tras ser asistido por su compañero en el Tottenham, Luka Modric. El croata puso un centro impecable que encontró rematador en la cabeza del galés. Con el 0-1 se llegó al final de la primera mitad.

La segunda parte estuvo dominada de forma más clara por el conjunto de Rafa Benítez, que privó al Eibar de cualquier posibilidad de empatar el partido. La posesión estuvo en todo momento del lado de los visitantes, aunque esta no se convirtió en opciones de ampliar el resultado. Tan solo una clarísima de CR7, de las que no suele fallar, y algunos acercamientos peligrosos protagonizados a su vez por el propio ‘7’, amenazaron la portería de Riesgo. Benítez trató de dar aire fresco a su equipo e introdujo en el campo a Lucas Vázquez, además de Benzema y Casemiro. La entrada del gallego proporcionó velocidad y fluidez al ataque del Real Madrid y eso se vio reflejado en el segundo gol. Lucas provocó el penalti tras encarar al lateral del Eibar y Cristiano se encargó de transformar la pena máxima, sellando de este modo la octava victoria liguera.

En definitiva, victoria sin sufrimiento y sin excesiva claridad, sobre todo en el resultado. Mendilibar no modificó el esquema inicial (4-5-1), por lo que no incomodó a Navas. Por otro lado, Bale solo apareció en el gol y en algunas jugadas de los primeros 45 minutos, mientras que James estuvo desaparecido, y por tanto fue el primer sustituido. Ronaldo lo intentó y finalmente logró marcar. Kroos ofreció su peor versión, aunque contrarrestada por las grandes actuaciones de los croatas Modric y Kovacic. El ex del Inter fue el mejor del Madrid en la segunda mitad. Lo negativo fue la lesión de Carvajal, decimosexta muscular de la temporada.

Fuente de la imagen: agencia EFE.