1ª División | La valentía devuelve el estilo a un Granada CF delicioso en el Bernabéu (1-0)

futbolcarrascogranada

Hubo fogonazos en los que el Real Madrid pareció el Granada y el Granada el Real Madrid. En ciertos compases del encuentro disputado esta tarde en el Santiago Bernabéu los blancos fueron quienes se desesperaron sin el balón y los rojiblancos –que jugaron de negro- dibujaron las líneas del encuentro.

Fue sin duda el mejor partido del Granada CF en lo poco que va de temporada. Jugar con valentía, con un estilo ambicioso, definido y que no se rompió en ningún momento casi premia a los de José Ramón Sandoval con, como poco un empate, pese a que finalmente tuvieron que conformarse con la derrota.

Empero el premio de este encuentro resulta intangible. Se instala en la cabeza de un equipo que en el minuto 19 anotó un gol anulado de forma errónea por el colegiado que no vio cómo el pase salía de la bota de Success por delante de la defensa madridista. Remató El Arabi en el corazón del área para batir a Keylor, pese a que su celebración fue quebrada al instante.

Esta circunstancia no amilanó a un Granada que no renunció a la construcción apoyada en los costados por Edgar y Success y acompañada por la presión para obtener la recuperación del balón tras la pérdida. Aquí, fue delicioso ver al extremo nigeriano llegar hasta la propia línea de gol con el balón para, después de estrellarse con el cancerbero blanco, saltar como un gamo para volver a ocupar su posición y prohibir la reacción del rival.

Con un Granada lanzado y un Real Madrid fallón arriba con un Benzema errático en la finalización y un Cristiano poco entonado para alegría andaluza, el partido llegó al descanso con el mismo marcador con el que arrancó. Antes, Andrés Fernández había obrado el milagro al sacar en el ’30 un balón a Modric que parecía gol con el pie.

Tras el paso por vestuarios el Granada continuó en la misma línea. Sandoval movió el banquillo conforme pasaron los minutos y apostó por repetir el trivote que dio tanto rédito en Getafe danto entrada a Rico por Rochina en el campo.

En el 52, Success desaprovechó una ocasión que parecía clara para que el equipo se adelantara. No vio a Edgar que se incorporaba por detrás y marró ante la salida de Keylor. Se quejó el canario amargamente y con razón, quizá la ansiedad del joven nigeriano por hacer historia en el coliseo blanco con un tanto de fantasía evitó que el colectivo saliese beneficiado. También pecó El Arabi de la misma forma minutos más tarde.

Quien no falló fue Karim Benzema. El galo ganó la espalda a Doria en el minuto 54 para rematar dentro de la portería de Andrés un balón que le había filtrado Isco desde la banda con absoluta precisión.

Nuevamente, y lejos de dar por cerrado el encuentro, el Granada continuó exigiendo la posesión. Ya lo había avisado Sandoval en la previa. También Fran Rico. El Granada no iba a renunciar a nada. Sin embargo el encuentro iba a concluir con el Granada muriendo en la orilla blanca, con valentía, con estilo y una personalidad que espolea a la afición para ilusionarse esta temporada. Tocará ratificar sensaciones el martes ante la Real Sociedad.