1ª División | La visita del Shaktar echa una mano involuntaria al Granada CF

CGUIS_MANGA_MART28 (25)

Rafa Benítez no salió totalmente contento del encuentro que su equipo disputó ayer ante el Shaktar Donetsk correspondiente a la primera jornada de fase de grupos de la Liga de Campeones. Si bien, el partido resultó cómodo para sus jugadores que consiguieron imponerse por 4-0 a un equipo que apenas creó sensación de peligro sobre el verde del Bernabéu.

Tampoco fueron excesivamente expeditivos en la lucha por el balón. Quizás todo lo contrario. Sin embargo el Real Madrid acabó los noventa minutos con tres hombres lesionados. Tres jugadores que además son pieza clave en el dibujo del técnico para esta temporada por lo que, sin quererlo en ninguna medida, el Shaktar acabó echando un cable a los intereses del Granada, que visita este próximo sábado al conjunto blanco en la capital.

La más aparatosa de las lesiones presentadas por el cuadro blanco fue la del zaguero de Camas, Sergio Ramos, quien se llevó un fuerte golpe al caer al suelo tras un choque con el ucraniano Stepanenko, sufriendo una luxación acromioclavicular izquierda, según informó el cuerpo médico del club tras una primera exploración al jugador. Aunque el Real Madrid no ha estipulado el tiempo de recuperación que necesitará el defensa para volver a los terrenos de juego, puede que este sea de unos diez días aproximadamente según la evolución, por lo que parece prácticamente descartada su presencia ante los nazaríes.

Lo mismo podría suceder con Gareth Bale y Rafael Varane ya que ambos jugadores fueron sustituidos por Rafa Benítez antes del comienzo de la segunda parte tras quejarse ambos de distintas molestias musculares. Estos se encontrarán en la enfermería con James y Danilo, por lo que el club blanco cuenta con cinco lesionados al inicio de campaña. De la evolución de estos en las próximas 48 horas dependerá en buena medida el once que presente Benítez ante el Granada.

Un Granada CF que sabe que pescar en el Santiago Bernabéu es misión casi imposible debido al universo que distancia a ambos clubes en lo económico. De hecho, todavía perdura en la memoria del aficionado aquel 5 de abril en el que el Real Madrid se ensañó con un 9-1 ante un conjunto rojiblanco que por entonces andaba desmoronándose en lo colectivo, con un Abel Resino que llegaba para apagar un fuego que prácticamente acabaría por consumir al vestuario hasta la llegada de José Ramón Sandoval.

Son otros tiempos. El Granada llega reforzado en lo anímico con una plantilla que ilusiona al aficionado. Las peñas ya se han puesto en marcha y han fletado varios autobuses para la visita a Chamartín. Esperan estos sufridores tener un viaje de vuelta algo más animado que el del año anterior. Para ello, quizá pudo ser vital esa manita que echó el Shaktar sin quererlo, una noche de Champions.

FOTO: QUIJANO