1ª División | Un récord y un mar de Dudas

15-09-23-MalagaCF-Villarreal02

Que Javi Gracia deba alinear dos partidos seguidos a Duda es síntoma de que algo no se ha hecho bien. Cuando confeccionas una plantilla, dotas al entrenador de las suficientes armas como para que cuando se te encasquilla una, puedas usar otra de ellas. En este caso, dice mucho que una de las más convincentes para el técnico navarro sea el portugués, a sus 35 años, con una pierna zurda resfriada y con cinco de tus fichajes veraniegos en el banquillo.

Algo no va bien. Alguno pensará que tenemos en el banco a un mal técnico. Siempre los hay. Sin duda, no ha ganado una Champions, ni una Liga. No, no ha ganado nada, pero es el entrenador perfecto pese a que siempre se le puede reprochar algo en nuestro afán de emular su profesión.

Ante el Villarreal ayer se perdió 0-1. Fue Tissone el autor del primer gol blanquiazul con un remate sensacional. Al menos así habría sido titulado si hubiera sido en la portería del rival. Nadie se explica que quiso hacer el argentino en aquella acción. Algo puntual, siempre limitado técnicamente, el jugador se deja su virilidad en cada partido. El Málaga ya suma 450 minutos sin ver puerta tras cinco jornadas. Récord que supera a lo conseguido por Tapia en la 2008/2009.

15-09-23-MalagaCF-Villarreal01

El Málaga, con Juanpi, Horta y Duda en la línea de tres cuartos, mostró una imagen sensiblemente mejor a la que se dio ante Eibar o Getafe. Sensiblemente porque una vez más el equipo está negado de cara a puerta. Horta tuvo una clarísima en el primer tiempo que desaprovechó, como otras tantas hasta la fecha. El equipo está enfermo, sufre una ceguera severa que le impide definir la cuadratura del arco.

El Villarreal, desde luego, no se quedó en casa. Pese a que el Málaga llevó la batuta, Leo Baptistao se encargó de desafinar la armonía que intentaban ordenar Recio y Tissone. El brasileño se la lio en varias ocasiones a Weligton y Angeleri. Al primero le dejó atrás en un sprint y disparó con facilidad. Hace tiempo que sabemos que la velocidad de Weligton se perdió. Por otro lado, al argentino lo dejó planchado con una finta. En las dos ocasiones el que aparecería sería Kameni, que volvió a estar de sobresaliente.

Quizás la nota más positivo que sonó en La Rosaleda ayer fue el marroquí Adnane Tighadouini. Que se movió muy bien sobre el terreno de juego intentando constantemente arremeter por los costados al Villarreal. Siempre apostó por el quiebro, le saliera bien o mal. Por la derecha, buscó posición de disparo y probó a Areola con la zurda. Sin duda, es lo más llamativo de una Málaga lento y poco creativo. Puede ser hora de conceder una oportunidad al marroquí.

Fotos del Málaga CF.