Alevín | Bena, el ‘defensa inteligente’ del UD Almería

fútbol carrasco almería defensa alevín

Dijo en su día el capitán de FC Barcelona y defensa central de la Selección Española: “Cada vez pienso más y corro menos”. El contenido de esta afirmación, nos lleva a reflexionar sobre la inteligencia del juego. El dominio y control de los espacios más importantes del terreno de juego de una forma inteligente es síntoma de un equipo trabajado.

La noción de control y dominio de los espacios es fundamental para un jugador y para un equipo inteligente. Existen espacios más críticos que otros, puesto que el espacio destinado a las defensas centrales es fundamental en la organización de un equipo. Cuando se está defendiendo, las escuadras revelan preocupación en cerrar el espacio central (lo que es obvio, ya que es dónde se encuentran las porterías), siendo los defensas centrales aquellos que deben guardar los espacios que están inmediatamente frente a su portería.

Pues, una de las características más importante que define a un buen central es la de  “guardar los espacios”. Existen defensas centrales que son apellidados por los aficionados de “auténticos guerreros” que van a por todas, que persiguen adversarios y hacen carreras innecesarias en las bandas del campo. Pero, en el fútbol actual el defensa central va más allá, puesto que no solamente deben guardar su espacio, sino que debe trabajar la “zona presionante”, una forma de jugar que implica jugar en red: todos dependen de todos, defendiendo espacios en coordinación colectiva.

En esta posición siempre hay que tener jugadores que, además de reunir un conjunto de características individuales, sepan jugar coordinadamente con el equipo, en su Todo, con la línea defensiva en su conjunto (incluyendo al portero); más pormenorizadamente con su socio de la zona central (casi como un matrimonio); también de una forma muy próxima con el defensa lateral de su lado.

Pues, en el alevín del UD Almería hay un defensa central que reúne a la perfección todas estas condiciones, puesto que además de defender con uñas y dientes su espacio, sabe interpretar a la perfección el juego y actúa en función a ello. Es inteligente y astuto, proporcionando a la defensa rojiblanca una coordinación defensiva brutal. Os hablamos de Darío Benavides Fuentes, más conocido en el mundo del balompié como ‘Bena’, que está cuajando una temporada soberbia con el líder almeriense.

El ejidense es un defensa top, un líder ejemplar para sus compañeros y dueño de todos sus movimientos. Es un jugador rápido, expeditivo y contundente. Firme, presenta jerarquía y sobriedad, manteniendo la concentración los 90 minutos que dura el encuentro. Tiene una gran capacidad de liderazgo para comandar la defensa y se basa en su conocimiento del juego para evitar cualquier peligro del rival. Va una jugada por delante del resto, lo que le permite actuar siempre con solvencia. Además, es la primera pieza de ataque del UD Almería, ya que el roba el balón al adversario y después lo juega con criterio para que su equipo inicie la acción ofensiva. Bena es todo un crack, que si sigue con esta progresión defenderá los colores rojiblancos en un futuro en la Liga de las Estrellas.

Fotos de Ángeles Martínez