Alevín | Jorge Pascual golea a una media de ensueño

futbolcarrasco, almería, alevín, udalmería, jorge pascual,

La UD Almería es un equipo muy potente y completo. Tanto que marcha en cabeza de la Segunda Andaluza Alevín siendo el equipo más goleador y el menos goleado. Pero estos maravillosos números se construyen a base de chicos como Jorge Pascual, cuya ambición nunca cesa por mucho que el balón bese las redes y siempre quiere más, más y más.

Con diecisiete tantos en tan sólo siete encuentros disputados su entrenador, José Antonio Merida, va camino de hacerle un monumento que escenifique lo mucho que simboliza para el equipo. Porque Jorge es el auténtico referente de una escuadra que ha impuesto un dominio férreo en la categoría. Su media de goles es de 2,42 goles por partido disputado, por lo que en cada partido, como mínimo, ha firmado un doblete para su equipo, y eso es un auténtico tesoro para cualquier plantilla.

Si ya maravilló siendo benjamín en las filas del CD Oriente, ahora como alevín sigue deslumbrado en la UD Almería, donde está multiplicando la amplia variedad de recursos que ya poseía de serie, mientras enriquece el juego de los rojiblancos, que siempre encuentran en él la perfecta finalización del juego.

Las recetas para generar este portento son sencillas, aunque no tan fáciles de localizar. Jorge posee una bendita zurda de muchísimos quilates, un golpeo exquisito y una formación física que marca las diferencias respecto a los demás niños de su edad. Hablamos de un hombre gol, y los números lo avalan, pero no sólo de eso. Porque este pequeño estilete viene a recibir para desahogar el juego y asistir a sus compañeros, del mismo modo que es capaz de fabricarse sus propias ocasiones y actuar como referencia para el juego directo en los partidos más cerrados.

De una forma o de otra, casi todos los balones que pasan por las botas de Jorge Pascual acaban con el portero vencido en una suerte donde este almeriense se ha convertido en inabordable para todas las defensas, que acaban lamentando semana tras semana el despliegue de todas sus virtudes.

Y todo esto, siendo alevín, porque la carrera de Jorge no ha hecho más que poner las primeras piedras de una trayectoria que, de seguir la progresión demostrada hasta el momento, estará llena de rosas, el símbolo del éxito para un chico que está llamado a vivir entre los grandes por mucho tiempo.

Foto de Ángeles Martínez