Alevín | Raúl Escaño, un guardameta de garantía absoluta

fútbol carrasco málaga portero tiro pichon alevin

Mucha gente puede tener una idea general sobre como es un portero, pero la mayoría de las veces está equivocada, simplemente porque los porteros son únicos y pocas veces encontrarás a uno que se quiera parecer a otro.

Raúl Escaño es un arquero que va camino de convertirse, si no lo es ya, en una de las sensaciones más prometedoras del fútbol base malagueño. A pesar de su juventud, atesora una evolución  y unos números dignos de un veterano, pues con tan sólo 4 años comenzó su fulgurante trayectoria deportiva en el CD. Tiro Pichón, entidad que lo ha visto crecer en todos los ámbitos. Cuando todos los niños sueñan con marcar goles,  él siempre tuvo el valor y la determinación de querer ser portero.

El pichonero es un portero total: seguro por arriba, hábil para afrontar situaciones de uno contra uno, confía en su mejorado juego de pies y  mantiene una correcta y eficaz colocación. Reúne las condiciones perfectas para catalogarlo como garantía absoluta.

El fútbol necesita gente que ame  lo que hace y  Raúl es parte de este selecto grupo. Vive cada minuto de los entrenamientos y los partidos hasta límites insospechables, tiene un gran afán por instruirse, cualidad indispensable para prosperar en su aprendizaje. Para el joven malagueño es un privilegio custodiar esa joya tan valiosa e importante que día a día lo ve crecer; la portería, con él está defendida a buen seguro.

En definitiva, ser portero es una posición de gran responsabilidad pero poco reconocido por todos. Para sentir esta posición se debe  tener valentía, conciencia, y responsabilidad. Raúl Escaño reúne estas capacidades. Fútbol Carrasco no te desea suerte, porque la suerte es para los mediocres. Te deseamos éxitos, que son para gente como tú. Que te vaya bonito y dale duro campeón.