Árbitros| Juan Gallegos, 15 años con el silbato

cabecera arbitro

Buen juego, técnica, regate, gol, paradones. Son muchos los preciosos elementos del fútbol los que se dejan ver cada fin de semana en los campos del fútbol base andaluz. Elementos que sin una batuta de mando no se podrían dar. Batuta cuya responsabilidad corresponde al árbitro, el director de orquesta de cada 90 minutos de juego.

Hoy os presentamos a Juan Gallegos, uno de los directores de orquesta más veteranos en el fútbol base andaluz. Juan suma 15 años en activo y no deja de defender lo maravilloso que es arbitrar fútbol. A Juan le hubiera gustado ser futbolista, pero optó por una segunda opción para seguir enrolado con el fútbol. Comenzó arbitrando en las escuelas de formación desde donde le vieron aptitudes para formarse como árbitro de la federación. Procedente del colegio de Antequera no paró de crecer profesionalmente hasta, en la actualidad, impartir justicia deportiva en los terrenos de juego de tercera división.

Habiendo dirigido diferentes contiendas trascendentales como fases de ascenso o finales autonómicas por categorías, nuestro protagonista no entiende de presión. Gallegos posee una personalidad ajena a cualquier tipo de críticas por parte de los espectadores. El factor humano para él es imborrable dentro del mundo del balompié, admite errores arbitrales como también se aprecian errores en los jugadores.

Mucho esfuerzo y formación lleva a sus espaldas este árbitro de 29 años de edad. Se siente todo un privilegiado de poder ver de cerca, a escasos metros, el buen juego que derrocha el fútbol andaluz. Agradecido de ser árbitro se define como un profesional dialogante y defensor del juego, defiende la entrada de la tecnología al arbitraje y niega cualquier tipo de ineptitud por parte de su colectivo.

El fútbol para nuestro protagonista adquiere una función vital y social, el cual transmite una serie de valores que son trascendentales a lo largo de nuestras vidas. Tomando como ejemplo a Mario Melero López, Gallegos, con una más que competitiva formación física y gran criterio futbolístico, dirige cada fin de semana, con su incorruptible batuta, bajo un excelente rigor y entusiasmo.

“El fútbol perdería chispa sin la polémica, somos humanos”