Bebé | Iker Ruíz, la generación veleña 3.0

fútbol carrasco velez bebe málaga

El deporte rey por excelencia es mucho más que un juego, enseña a los niños y niñas valores educativos como el compañerismo, el compromiso y el trabajo en equipo. Desde que somos niños, en los colegios y en nuestras casas nos transmiten lo divertido que es el deporte. La lista de actividades extraescolares es amplia, pero entre los deportes que más adeptos gana, destaca el fútbol. Un juego en el que no solo los niños y niñas aprenden a desarrollar condiciones físicas sino que además, van adquiriendo unos valores que les harán crecer como personas.

Compañerismo, motivación, amistad, confianza, esfuerzo, apoyo, compromiso, disciplina, participación, competitividad, tolerancia, autocontrol, trabajo en equipo, autoestima, superación personal, perseverancia, deportividad… son solo algunos de los valores educativos que el fútbol enseña a los más pequeños. Por eso hay muchas familias que se embarcan en la aventura de animar todos los fines de semana a sus hijos e hijas en el campo de fútbol.

En la Axarquía malagueña, más concretamente en la localidad de Vélez Málaga, hay un pequeño ‘jugón’ que antes de decir papá ha dicho ‘Fútbol’. Desde que se despierta hasta que se levanta solamente piensa en coger su balón y empezar a jugar en el estadio Vivar Téllez. Se pone su equipación, se abrocha las botas y empieza a demostrar su clase. Todos los aficionados se quedan con la boca abierta viendo a este superclase que con tres añitos hace las delicias de todos los presentes. Se llama Iker Ruíz Iglesias, procede de una generación de hermanos que todos militan en el EF Vélez FC y él no quiere ser menos, por eso cada fin de semana les acompaña para animarles y para jugar su particular partido. De momento y debido a su corta edad, no puede estar ni en la escuela ni jugar competición, pero Iker tiene muy claro que su encuentro empieza cada mañana cuando coge el balón.

Es un ejemplo y Iker lidera la nueva generación 3.0 de la cantera veleña, que como vemos posee una salud más que envidiable. ¡Sigue así Iker!.

Fotos de Eva Moyano.