Benjamín | Mario Jiménez, el ‘Jordi Alba’ de la cantera pichonera

fútbol carrasco gordillo tiro pichón

El fútbol moderno ha creado un puesto vital, capaz de sorprender en ataque y de transmitir seguridad en defensa. Los sistemas han provocado que los laterales sean piezas indispensables para todo, de ahí que los llamados ‘laterales largos’ sean codiciados en el mercado. Son jugadores capaces de defender y atacar con la misma precisión e intensidad. Aúnan velocidad, potencia, versatilidad, 1×1, agresividad, calidad…

Pues en la cantera malagueña del CD Tiro Pichón hay un futbolista que reúne todas esas condiciones y así lo demostró en liga la temporada pasada con unas actuaciones bestiales, consagrándose como campeón a final de la campaña y colocando a su equipo en lo más alto de la clasificación por encima del todopoderoso Málaga CF.

Este benjamín llamado Mario Jiménez Artacho, presenta unas cualidades extraordinarias, capaz de emocionar con su juego y de sorprender por su madurez. Realizó en prebenjamín una Futbolcarrasco CUP impresionante, demostrando un despliegue sensacional en todas las facetas del juego. Es un lateral de largo recorrido que representa una bocanada de aire fresco continua para los ataques de su equipo. Rápido, incisivo, agresivo y voraz. Potente y veloz zancada en carrera son sus mejores armas para recorrer de forma incansable un costado del que se adueña sin complejos. A su gran poderío físico, le une un nivel técnico exquisito que le permite regatear a cuantos adversarios le salen al paso y combinar con brillantez de forma asociativa utilizando el pase.

Defensivamente es duro, rocoso, demuestra pundonor y valentía, y no se achica ni rehúye el choque, siendo un seguro de vida atrás y un jugador muy difícil de superar en el uno contra uno. Una de sus virtudes está en la capacidad de sorpresa llegando desde atrás, lo que le permite dar el centro perfecto o el tiro de gracia oportuno. Sin duda, este joven pichonero es un futbolista en potencia, con unas condiciones impresionantes y que huele a fútbol de élite. ¡Bravo Mario!.