Benjamín | Óscar Espías, un extremo de alta gama con ADN goleador que brilla en Montequinto

fútbol carrasco sevilla benjamín campus élite summer camps

La evolución del fútbol ha marginado a los extremos, una especie prácticamente en vías de extinción y una de las consecuencias es que los regates son cada vez más escasos en el fútbol de élite actual. Buscar el uno contra uno de esta manera o desequilibrar la defensa rival es cada vez más complicado porque las estructuras defensivas de los equipos permiten constantes coberturas que neutralizan la mayoría de regates que prueban los equipos que intentan practicar un fútbol ofensivo y no basado sólo en transiciones rápidas.

Pero, en Montequinto hay un futbolista que recuerda a lo antaño, a lo histórico y es que hay un ‘extremo puro’, de esos que están pegados a la línea de cal y son capaces de levantar al público de sus asientos con una jugada extraordinaria. Os hablamos de Óscar Espías, un benjamín de 9 años que milita en la Escuela de David Castedo de Montequeinto y que está conquistando a todos los aficionados con su estilo de juego que combina la velocidad con la técnica.

El nazareno es un extremo derecho eléctrico y con un cambio de ritmo fabuloso. Puede driblar hacia fuera como los extremos clásicos o dibujando diagonales hacia la portería rival. Su velocidad es pura dinamita, puesto que cuando enciende la mecha no hay quien lo pare. Es capaz de llevar a la línea de fondo, dejar cuantos adversarios le salen al paso y poner un centro medido al delantero o, incluso, atreverse con el disparo cruzado. Un auténtico puñal, capaz de destrozar los entramados defensivos rivales con sus enérgicas cabalgadas por la banda.

Potente en carrera corta, rompe con asiduidad a la espalda de los zagueros adversarios y gana con facilidad línea de fondo. Fibroso y aguerrido para no renunciar el contacto físico, un hueso duro de roer en el uno contra uno merced a su velocidad punta. Fino en la conducción, domina el eslalon y serpentea entre zagueros, siempre con el cuero cosido a su pie, haciendo del dribbling su mejor arma para desbordar a su par. Por si esto fuera poco, es un pulmón que no para de correr tanto en ataque como en defensa y con capacidad para marcar, mucha capacidad para marcar, tanto que en 3 años que lleva jugando ha sido el máximo goleador de su equipo.

Sin duda, Óscar Espías va camino de convertirse en una promesa en firme del fútbol sevillano y es que su fútbol vale su peso en oro. Por todo ello, queremos retar al crack de Montequinto a qué venga este verano con su hermana melliza Irene al Campus de Élite, puesto que para los hermanos Carrasco sería un auténtico placer entrenarlos. ¡Sigue así crack!.

Más información www.futbolcarrasco.com/category/campusfc/

fútbol carrasco campus élite summer camps sevilla