Benjamín | Roberto Rosa, presente y futuro bajo palos

futbolcarrasco2porterorecrebenjamin1rincondepaco (1)

Una de las claves a destacar, es que todo buen míster es capaz de transmitir, ante la mirada brillante de todos sus jugadores sedientos de gol, un discurso en el que prima una de las palabras más repetidas en toda la temporada y que va desde el fútbol base hasta las más altas de las cumbres profesionales. Compromiso, compromiso y más compromiso. Estas diez letras se van superponiendo una sobre otra en la mentalidad de todo el equipo haciendo vislumbrar el peso y la función que cada futbolista tiene dentro del terreno de juego. Por eso, una de las figuras que mejor debe soportar esta carga es el portero. El mismo que fija la mirada y se bate en duelo con el balón, que no con su rival.

En el extremo occidental de Andalucía, más concretamente en la provincia de Huelva, encontramos a un guardameta que no se arruga ante las adversidades y sabe echarse al hombro el marcador reduciendo el peso de ese lastre con constantes idas y venidas desde un extremo a otro de la portería que defiende a capa y espada. Roberto Rosa, ha instalado una empresa de altos vuelos en el marco blanco del Recreativo de Huelva estableciendo como rumbo fijo la cima de la clasificación. El conjunto dirigido por Francisco Javier Rubio está sentado en el banco de los reyes de la tabla echando un vistazo tranquilo hacia el horizonte habiendo recibido solamente diecisiete tantos. Una muralla cuya seguridad y estabilidad la otorga Roberto Rosa.

Este arquero cuenta con un futuro prometedor y además, gracias a sus cualidades, no solo está pendiente de solventar los ataques rivales, sino de observar a los numerosos equipos que quieren hacerse con sus derechos. La esencia de cada palomita y cada volada queda registrada en un amplio libreto de recursos. En la portada, se destaca su capacidad para manejar las acciones a balón parado al mismo tiempo que coordina a todos sus compañeros. Siguiendo con su catálogo, se resaltan aptitudes como la predisposición al trabajo diario, la rapidez y la valentía sumada a la madurez que van dibujando la desazón en el rostro de los delanteros. Y para cerrar, en la última página, sale disparado un reflejo constante que alumbra el camino a lo largo de todo el encuentro y que queremos seguir ampliando en el Campus de Élite de FútbolCarrasco porque, ni más ni menos, este es, Roberto Rosa un presente y futuro bajo palos.