Benjamín | Samuel Laghzali, un guardameta con brillo para el UD Pavía

fútbol carrasco pavía samuel portero

La posición de portero es elemental en cualquier club. Es el jugador número 1 desde donde comienza el equipo y el primer ladrillo en la estructura de la plantilla. Sin un guardameta de garantías el plantel se desestabiliza, ya que tendrían que marcar muchos goles los delanteros, tener mucha posesión de balón los centrocampistas, una defensa férrea atrás… para que el equipo tuviera éxito.

Pues, los ojeadores del UD Pavía han acertado de pleno en la contratación de un portero joven y con enorme futuro, puesto que será la piedra angular de su estructura futbolística en el conjunto benjamín de Eduardo Gutiérrez. Se llama Samuel Laghzali, de padre marroquí y madre sevillana, que militaba la temporada pasada en las filas del Polideportivo Aguadulce.

El almeriense es un guardameta endiabladamente rápido y ágil. Domina todas las facetas del juego, desde el dominio de los pies hasta el juego aéreo, la disciplina más difícil para los guardametas. Es descarado, manda y corrige a su defensa, teniendo a sus compañeros siempre bien situado tácticamente. Sus nervios son de acero y su agilidad le permite hacer paradas imposibles, salvando a su equipo de goles casi cantados. Además, posee la gran virtud de aguantar hasta el final en los momentos decisivos, por lo que le hacen ser un gran parapenaltis y una pesadilla para los delanteros rivales.

Sin duda, Samuel Laghzali es un diamante en bruto que los ‘coaches’ del UD Pavía tendrán que pulir, porque estamos ante un portero con una proyección bestial. En él están puestas todas las miras como futuro dueño de la portería de un grande.  Fotos de Acosta.