Blog FC | Convivir con el error… y el acierto

fútbol carrasco canito

          Hablar de manera gratuita es una de nuestras aficiones favoritas y si es sobre los árbitros, mucho más. Conozco a pocos aficionados que no sean unos “fenómenos” o unos “expertos” arbitrales, de los que opinan y opinan, eso si, después de ver repetida una jugada varias veces, desde distintos planos y con diferentes velocidades. Cada lunes, todos son entrenadores, que hubiesen hecho este o aquel cambio o que hubiesen utilizado una táctica mucho mejor para el equipo y también son árbitros, “El fuera de juego fue clarísimo”, “el penalti, de libro”…

         Qué fácil es opinar desde el ventajismo, sobre todo, cuando no se ha abierto ese librito azul de las Reglas de Juego ni una sola vez en la vida o cuando no se ha leído ni siquiera una página, pero, eso si, de especialistas estamos sobrados.

         Claro que existen errores, como en todas las facetas de la vida pero en qué profesión hay un nivel de acierto por encima del 95% ?. Algún médico, arquitecto, abogado… alcanza esos niveles ?. Si así es, me gustaría conocerles para tenerlos muy cerca en casos de necesidad. Y así son los resultados de las estadísticas contrastadas en datos reales, los árbitros toman un número elevadísimo de decisiones en un partido, cuando sancionan o cuando se abstienen de hacerlo al entender que no hay ninguna infracción y el nivel de acierto es de sobresaliente.

         ¿Cuál es el problema entonces?

         Que se magnifica el error y se obvia el acierto. Llevo toda la vida en esto del fútbol y no recuerdo ni un solo titular donde se elogie la excelente decisión o actuación de un árbitro, quizás porque no sea su cometido copar páginas o captar audiencia, es posible, pero por esa misma razón, es indigno que por una decisión errónea que hay que ver 4 o 5 veces para tener la certeza, se crucifique a quien tiene el deber de tomarla.

         Suerte que los árbitros están vacunados contra todo esto, no al principio de sus carreras, donde cualquier crónica “de bufanda y colores” les pone de vuelta y media en sus primeros años y donde sé positivamente que les hace mella, pero los que sobreviven a esto y continúan, saben que la incomprensión es algo con lo que deben convivir diariamente y que lo suyo es trabajar y entrenar, entrenar y trabajar, no hay otra forma de conseguir mejorar.

         Veo cientos de partidos al año, disputado entre profesionales o entre niños y la conclusión siempre es la misma, el culpable no es otro que “el del silbato”. En el primero de los casos, su castigo se torna en críticas feroces, rozando el insulto muchas veces y con una trascendencia mediática enorme y, en el segundo, el resultado lleva aparejado muchas veces, agresiones físicas y vejaciones que es imposible entender cuando parte de quienes únicamente tienen que velar para que sus hijos hagan deporte y crezcan en el respeto y la belleza que este entraña.

         Como dirigente, un deseo, una petición o si me lo permitís, una exigencia, que acabemos con esta lacra, que conozcamos que detrás del árbitro hay una persona volcada en su profesión, con sueños de alcanzar lo más alto y que no hace más que cumplir con su obligación.

         Conozco a muchos de ellos. Se sienten orgullosos de ser árbitros de fútbol, respetan la disconformidad, colaboran en todo lo que se les pide, jamás ponen una pega. Alguien ha llamado a un árbitro para que colaborase en un acto benéfico y se ha negado?, si así fue seguro que la razón estaría más que justificada porque su abnegación y respeto por el resto de participantes, es absoluta, jugadores, entrenadores, directivos, público, medios de comunicación…

         Seguid así, amigos míos, porque sin vosotros nuestro fútbol desaparecería, no olvidéis que vuestra aparición fue una necesidad total cuando no éramos capaces de aceptar normas, ni de ser ecuánimes a la hora de aplicar una regla, continuad siempre en esa línea de limpieza, de trabajo y de respeto, porque el respeto se consigue respetando y vosotros lo hacéis cada semana.

         Hace años un compañero vuestro dijo: “Nunca seremos héroes pero sí villanos” y bajo ese prisma es muy difícil realizar cualquier función en la vida, pero vosotros, a pesar de todo, sí podréis, porque estáis hechos de una madera especial y el fútbol en general y el andaluz en especial, os necesitará siempre. Yo si os transmito mi respeto y mi orgullo.

Artñiculo realizado por Antonio Muñoz ‘Canito’.