Cadete | Un ‘Castillo’ para fortalecer al Granada CF

futbolcarasscaocastillo

En épocas remotas, las civilizaciones forjaban sus cimientos a través de castillos inabordables, los cuales se erigían en símbolos de su grandeza. José Antonio Castillo, más allá de su apellido, representa eso para su Granada CF, un auténtico seguro de vida para la fortaleza de un equipo único.

Los rojiblancos lideran la Segunda Andaluza Cadete con sólo 17 goles en contra, una cifra de la que es muy responsable José Antonio Castillo. Desde su posición de central actúa como un auténtico veterano en la zaga, organizando la línea defensiva y al resto del equipo bajo su condición de capitán.

Con sólo 14 años su porte y su forma de tocar el balón recuerdan inexorablemente a la de Sergio Ramos, lo cual le augura un porvenir excelente si mantiene la filosofía del esfuerzo por bandera. Son muchas las virtudes que amparan el futuro de este zaguero, que ya es presente granadinista.

Ante todo hay que destacar la calidad defensiva. En este sentido, Castillo es muy completo, ya que su talla le ayuda en los choques gracias a su capacidad para usar el cuerpo, pero eso no lo convierte en un defensor lento, siendo precisamente la velocidad en los cruces una de sus cualidades fundamentales.

Pero su principal fuerte es el juego aéreo. Ningún centro, ni frontal ni lateral, sobrepasa la barrera de su cabeza, lo que blinda a su equipo ante los bombardeos contrarios y fomenta la seguridad de sus compañeros de línea junto al portero. Pero si por esto destaca en su propia área, también produce beneficios en la contraria, ya que ha celebrado seis goles durante esta brillante temporada, la mayoría de ellos a balón parado, lo que lo ha convertido en una pieza imprescindible para el engranaje de los suyos. Está en el inicio y en el final de las jugadas, y no sólo con la cabeza, pues este zaguero también sabe incorporarse con inteligencia para aprovechar su potente disparo.

Por si fuera poco, José Antonio Castillo es capaz de distribuir como nadie el juego desde la salida de balón. Por todas estas razones, su técnico Ángel Ruiz, y todos cuanto lo conocen, saben que puede erigirse en futuro símbolo de una afición, que a buen seguro acabará vibrando con su calidad.