Campus FC | El femenino fue, vió y venció en Marbella

femeninooo

El cuadro femenino del Campus de Élite de FC ya casi tiene el doctorado. A falta del último examen de mañana con la ‘International Cup’, hoy ya entregaron su proyecto de fin de Campus. Un TFC de lo más profesional en el que influyen todos los aspectos técnico-tácticos que están aprehendiendo durante la semana en el Colegio Novaschoo. Y cómo no, también presentan su proyecto práctico.

Y lo hicieron hoy mismo ante dos equipos marbellíes. Las jugadoras infantiles, bajo la batuta de Laura González, se midieron en el ‘Luis Teruel’ ante el senior masculino del Peña Compadres, mientras que la categoría cadete y juvenil, instruidas por Laura del Río, lo hizo en el Antonio Serrano Lima ante el Pablo Picasso. Estadios separados por menos de un kilómetro en el que el sol y el calor pasó desapercibido para dejar paso a los destellos de los verdaderos astros: las magas del balón.

Allí, se vivieron auténticos momentos que recordaron al mismísimo FC Barcelona de Pep Guardiola. Las posesiones fueron largas y la concentración máxima. En fase de construcción las jugadoras estuvieron a la altura de los jugadores más inteligentes del planeta y en la línea defensiva formaron un muro con doble faceta: destrucción y creación. “Una buena defensa es el mejor ataque”, debieron pensar sus entrenadoras.

Todo el trabajo se reflejó al final del encuentro. El equipo infantil comandado por Laura del Río ganó 2 a 9 al conjunto senior. Su planteamiento táctico desbordó todas las zonas del esquema rival dejando en banca rota sus estrategias ofensivas. El cadete, por su parte, logró dejar su portería vacía. 0 a 10 fue el resultado final. El ritmo ofensivo de las de Virgy García fue determinante para la cifra final y la fortuna de cara al gol fundamental. Un claro ejemplo de que los entrenamientos de la semana tienen éxito. ¡Sembrar y recoger!

En la zona de ataque todas estuvieron generosas, pero determinantes. Las jugadoras se llevaban los aplausos de la afición cada vez que mandaba la red a la malla. En definitiva, un doctorado que llega a su fin y en el que apenas sufrieron. ¿Sabéis por qué? Porque la felicidad está en hacer lo que más te gusta. Mimad el balón siempre, chicas.