Campus FC | La ‘cultura del esfuerzo’ es la base formativa del Campus FC

fútbol carrasco cultura esfuerzo campus elite summer camps málaga

La vida es una fuente de oportunidades. Algunos las ven y otros pasan de largo sin percatarse. Hay personas que tienen la capacidad para verlas y transformarlas en realidad, mientras que otras no se dan ni cuenta. Nadie consigue convertir su sueño contando con la buena suerte. Desde pequeños tenemos que educar a los jugadores en la cultura del esfuerzo… “el que algo quiere, algo le cuesta”.

La psicología positiva nos enseña que podemos soñar, que debemos luchar por los que anhelamos, pero todo ese camino no está exento de trabajo y de esfuerzo. El mero deseo no es suficiente. Las cosas debemos ganárnoslas. Y desgraciadamente, no parece que se esté enseñando a los jugadores a conseguir las cosas por el esfuerzo, sino más bien… “porque yo lo valgo”.

En el Campus de Élite de Futbolcarrasco, hacemos hincapié y ahondamos en la cultura del esfuerzo. Es el único camino que entendemos para desarrollar el talento, para ser competitivo como persona y como futbolista. No hay nadie brillante que no tenga detrás de sí muchas horas de entrenamiento. Como concluyó Howard Gardner, después de estudiar a personas extraordinarias por su desempeño: todos ellos habían trabajado duramente durante al menos diez años. Malcolm Gladwell  lo bautiza como la regla de las 10.000 horas de trabajo y Larry Bird, uno de los grandes jugadores de la NBA, lo resumió del siguiente modo: “Es curioso, cuanto más entrenamos, más suerte tenemos”.

La cultura del esfuerzo conlleva soñar un objetivo, proyectar una estrategia, identificar posibles recursos, crear nuevos hábitos y, por supuesto, asumir la posible frustración. El capricho no entiende de “no”; mientras que el esfuerzo conoce los obstáculos, pero no se rinde ante ellos. Necesitamos enseñar inteligencia emocional y la necesidad de ganarnos las cosas por el trabajo que realizamos.

Los entrenadores Dimas y David Carrasco tienen claro que para conseguir cualquier tipo de éxito en el fútbol los jugadores deben entrenar mucho y sacrificarse al máximo, porque la idea es poner el esfuerzo al servicio del talento. Esa es, sin lugar a duda alguna, la gran virtud de los grandes futbolistas que son capaces de trabajar al máximo teniendo un talento extraordinario.