Entrenador | Alejandro, un héroe con pizarra y silbato

futbolcarrasco tiro pichón alejandro

Hace algo más de una semana, en el CD Tiro Pichón de Málaga recibían una noticia que dejaría en estado de shock a todo el seno del club. Alejandro, uno de los entrenadores del 2ª Andaluza Juvenil, sufría un accidente laboral que lo dejaría dos días en la UCI, y por el que perdería una mano. La noticia cayó como un jarro de agua fría en todos y cada uno los componentes del equipo y del club malagueño. Sin embargo, una vez más, la emoción se apoderó de aquellos que no paran de sorprendernos: los jóvenes futbolistas.

Las caras de preocupación, tristeza y llantos hicieron mella en los jugadores del CD Tiro Pichón, pero sacaron todo lo bueno que hay en ellos para ofrecer la mejor cara posible por su entrenador. Tuvieron conocimiento de los acontecimientos el viernes pasado, y al día siguiente se enfrentaban en casa al CD Rincón, con la mente puesta en la recuperación de su míster a pesar de tener los pies sobre el césped. Sin que ningún entrenador, directivo o persona ajena a la plantilla interviniera, los chicos se pusieron manos a la obra y el propio sábado saltarían al campo con camisetas de apoyo donde se podía leer “Ánimo Álex”, hechas por todos y cada uno de los jugadores. Dejaron sus planes de cualquier viernes a un lado para realizar, de manera casera y personal, este homenaje. La sensación de emoción, acompañada de lágrimas, se hizo dueño de los entrenadores y asistentes al encuentro al ver tal reacción de los chicos, aún más cuando la celebración de un tanto pichonero congregó a jugadores y entrenadores en un abrazo en el banquillo con los sentimientos a flor de piel.

futbolcarrasco alejandro tiro pichon

No quedó ahí la cosa, ya que los mensajes de apoyo se repitieron por parte de otros clubes, varias categorías del Tiro Pichón y de los propios jugadores, que se interesaban a cada minuto por el estado de Alejandro. Como si de un remedio milagroso se tratase, la mejoría del técnico comenzó a levantar los ánimos de todos. Jesús Partal, otro de los entrenadores del equipo y amigo de Alejandro, se encargó de visitarlo en el hospital y hacerle llegar todos los mensajes de ánimo, así como una camiseta firmada por todos para desearle una pronta vuelta a los banquillos. En menos de una semana, la alegría se hizo paso acompañada de la incredibilidad, viendo cómo la valentía y la superación del entrenador le hacían poder comunicarse con sus chicos y agradecerles todo lo que habían hecho por él.

 Así, las buenas noticias continuaron llegando hasta llegar a este lunes. Los jugadores del 2ª Andaluza Juvenil se encontraban en el vestuario antes de comenzar el entrenamiento, cuando recibían la visita de Alejandro. Las lágrimas, los abrazos y las caras de felicidad reinaban en una caseta que había sufrido mucho con la noticia, y que veían como, en tiempo récord, su héroe hacía gala de todos los valores que intenta inculcar a la plantilla. Una vez más, el fútbol se quedó en un segundo plano, acompañando a una de esas situaciones en las que sólo queda rendirse ante el afán de superación de Alejandro y la reacción memorable de su equipo. Un espejo donde mirarse de fuerza y valentía que, a buen seguro, ha inculcado una de las mejores lecciones posibles a los suyos: las ganas de vivir ante cualquier escollo que nos presente el destino.

futbolcarrasco tiro pichón alejandro

Articulo realizada por nuestro colaborador Carlos Torregrosa.