Entrenador | Álvaro, un entrenador con pedigrí en Torremolinos

fútbol carrasco torremolinos entrenador

No marcan goles, ni hacen paradas decisivas, pero ellos también ganan partidos y campeonatos. Los entrenadores de fútbol se han convertido en estrellas, cuya función es decisiva para alcanzar el éxito. Cada entrenador tiene su estilo de juego, unos son más defensivos y otros son más ofensivos, pero lo cierto es que el buen entrenador es el que sabe sacar lo mejor a cada jugador y sabe gestionarlo. Se puede saber mucho de táctica, de esquemas, de lecturas de partido, pero si no llegas al jugador no vale para nada.

Hay un míster malagueño que tiene estrella, que tiene ese don único de trasmitir con pasión lo que desea, de marcar un estilo propio, de convencer… Se llama Álvaro, es entrenador del equipo benjamín del Juventud Torremolinos y se ha ganado el respeto de todos sus compañeros por su ejemplar metodología. Además, es capaz de enseñar fútbol con educar en valores, parte fundamental en el jugador a tan temprana edad.

Es inteligente y su sabiduría le permite crear un estilo de juego brillante, vistoso y entusiasmado. El gusto por el toque desde la parte de atrás, desde que el portero tiene el balón, hasta hacerlo llegar a posiciones de remate en su máximo exponente. Toque, toque, toque, hasta que aparece el espacio, el hueco, el último pase. El balón va de banda a banda, pero sin perder profundidad. La asociación entre los jugadores mediante pases y batir líneas de presión por el centro son sus armas más importantes a nivel ofensivo. Pero no descuida la defensiva, ya que todos participan en la tarea siendo agresivos, cerrando espacios por dentro y manejando muy bien el cambio de chip en las transiciones.