Fútbol | Música, por favor

fútbol carrasco, juandi lópez, música, fútbol, blog fc

Dicen que la música amansa a las fieras, pero lo que no se tiene en cuenta es que la música también las despierta, al menos la fiera que los deportistas llevan dentro. Dejando a un lado los deportes que van indudablemente ligados a la música; como el aeróbic, el spinning, o los bailes, la música también influye en las actividades deportivas menos relacionadas, al menos a primera vista, con la música. No es raro ver a los aficionados a correr ir  con los cascos bien puestos en las orejas, y los más proclives a combinar ambas actividades incluso se preparan listas de reproducción adecuadas para cada fase: ejercicio intenso, motivacional para empezar, relajante para bajar el ritmo… El esfuerzo parece menor cuando sincronizas tus movimientos con el compás de la música, la aceleración del tempo conlleva el incremento de la intensidad. Además, no son pocos los estudios que demuestran que la música tiene efectos fisiológicos visibles. Influye sobre el ritmo respiratorio, la presión arterial, los niveles hormonales, los ritmos cardíacos… Y si a esto añadimos los efectos psicológicos como la disminución de la ansiedad, la reducción del estrés, el aumento de la creatividad y el ánimo, la música parece un aliado indiscutible a la hora de practicar deporte.

Juandi López, psicopedagogo deportivo y coach del Chelsea FC Foundation y del Club Polideportivo Mijas, explica que la música es un complemento para alcanzar el punto óptimo de rendimiento: “En las sesiones de coaching el deportista debe encontrar un recuerdo de un momento en el que se sienta muy bien, y a partir de ese recuerdo anclar la canción con ese momento”. Asimismo, advierte que estas técnicas mal utilizadas pueden causar más perjuicio que beneficio: “Por ejemplo, en los niños la música no es una motivación, sino un entretenimiento, sirve para que relajen la tensión, pero no para motivarlos o encauzar la presión hacia la victoria, y en los adultos, una canción mal escogida puede sobre excitarte y hacer que salgas pasado de vueltas, o puede desanimarte y dejarte más bien dormido durante la competición”.

Usar la música como recurso mental cuando no podemos hacerlo materialmente es uno de los recursos más utilizados por los deportistas. Esto, que a primera vista puede parecer complicado, es más sencillo de lo que parece pues nos pasa a menudo. Cantando, tarareando o silbando mentalmente la canción que sabemos que nos activa o nos relaja en el momento adecuado, ya que no en todos los deportes y en todos los momentos tenemos la opción de recurrir a la música real. El anclaje usa la música como herramienta, como vehículo para llegar al estado óptimo de rendimiento del deportista, pero se complementa con los métodos usados en las sesiones previas, en la respiración y en la visualización de objetivos.

Imagen Facebook Juandi López