Fútbol Profesional | ¿Cómo se recupera mejor un futbolista tras el partido?

futbolcarrasco futbol profeisonal recuperación post partido

Llegamos al final del partido con tres posibles resultados, victoria, empate o derrota. Independientemente del mismo, los futbolistas que han participado en dicho encuentro han realizado un esfuerzo enorme. Esfuerzo que debe ser recuperado lo antes posible para que el jugador afronte con garantías la semana de entrenamientos y el siguiente partido.

Hay muchas versiones de esta recuperación post partido que dependen de los diferentes cuerpos técnicos. Unos optan por dedicarles hasta 35 minutos a esa recuperación y otros prácticamente no establecen nada, dejándolo a iniciativa del jugador. Es cierto que existen muchos condicionantes que pueden afectar a este trabajo como la derrota, los largos viajes posteriores a la conclusión del partido, la amplitud de los vestuarios, la climatología, ruedas de prensa… pero esos factores, no deben interferir en esa recuperación, porque es necesaria.

El medio de recuperación más usado es el descanso o cese total de la actividad tras el partido, no obstante, esto no garantiza una recuperación total. De igual forma, los medios basados en carrera continua con periodos que se extienden durante 10-20 minutos no son bien visto por los futbolistas y tampoco ganan tanto tiempo.

La rutina que nosotros proponemos tras la conclusión de un partido va dirigida en tres ámbitos y tiene una duración total de una hora. Características en cada uno de esos ámbitos.

FÍSICO

Tras la conclusión del partido y una vez recuperado el ritmo respiratorio normal, bien en el vestuario de forma individual o en el césped de forma colectiva, realización de una rueda de ejercicios de estiramientos de los músculos más grandes a los músculos más pequeños, fomentando el retorno venoso y la relajación. Estos estiramientos pueden ser asistidos por compañeros o responsables del cuerpo técnico. Duración de 7 a 10 minutos.

Seguidamente, sesión de baños de contraste de agua fría y caliente. Primero en agua caliente (entre 38 y 44 grados) durante unos cinco minutos, y acto seguido en agua fría durante otros 3 minutos. Este ciclo repetirlo entre 20 a 30 minutos. Con esto logramos la estimulación del flujo sanguíneo y de la circulación, limpiado del lactato, reducción del edema y efectos antiinflamatorios.

ALIMENTACIÓN

Es fundamental rellenar las reservas de carbohidratos y los fluidos perdidos por el sudor de forma inmediata. En el mismo vestuario es conveniente tomar fruta, barritas energética y beber bebidas con alto contenido en glucógeno. Ya en casa y antes de dos horas post partido, comer pizza o un plato rico en carbohidratos (pasta).

PSICOLÓGICO

Buscar situaciones que ayuden a limpiar la mente de lo ocurrido en el partido. Dependen del jugador. Muchos prefieren silencio o algo de música y otros prefieren un ambiente cómodo con amigos y familia.

Actuando en estos tres ámbitos aceleraremos la recuperación del jugador para próximos esfuerzos. Es cierto que si el partido es por la tarde, a la mayoría de los jugadores le cuesta conciliar el sueño después de competir. Una buena forma de conseguir la relajación total del cuerpo, es darse un baño o ducha con agua caliente lo cual desarrolla un efecto calmante sobre el sistema nervioso.