Fútbol Profesional | La ‘Pasión’ como medio para enseñar y trasmitir

fútbol carrasco gibraltar europa fc

La figura del entrenador en el mundo del fútbol es transcendental. En torno a él, giran todos los detalles y pormenores del equipo, por lo que está en continua evaluación. Por todo ello, el entrenador debe ser un líder, una persona que tiene la capacidad de tomar decisiones acertadas para un grupo de trabajo, inspirando al resto a alcanzar una meta común, es una persona capaz también de tomar la iniciativa, gestionar, promover, incentivar, motivar y evaluar a un equipo de trabajo para lograr los objetivos deportivos de un equipo.

Hay muchos tipos de entrenadores y el mejor es el que adapta el estilo de liderazgo a las circunstancias sacando el mejor rendimiento del equipo en cada una de ellas. Hay que ser autocrítico cuando hay que serlo, del mismo modo que se debe saber cuándo ser permisivo. Tiene que saber comunicarse de forma correcta, teniendo la capacidad de llegar a los que le rodean. Pero, sin lugar a duda alguna, la cualidad más importante que debe trasmitir un entrenador es la Pasión. Un entrenador que no trasmite pasión, no tiene nada que enseñar.

Contagiar a todo el equipo de su pasión por el fútbol y crear un clima motivacional que favorezca la cooperación en lugar de la rivalidad es vital para el grupo. La cohesión grupal centrada en la tarea, la implicación de los jugadores, no sólo es que uno rinda al 100%, es que ayude al compañero a que también rinda al máximo, esto es fundamental en el equipo. Hay que saber que el entrenador es la única persona que puede cambiar la concepción de juego en los jugadores, hacer que disfruten con el fútbol y que sientan esa pasión por los verdaderos valores deportivos.