Infantil | César García, lo que necesita ‘La Roja’

futbolcarrascocesarpalo1

Hoy nos trasladamos de nuevo al Nuevo San Ignacio paleño y es que, en la localidad malacitana, no paran de nacer pequeños promesas del fútbol a los que educan e instruyen con el deseo de que, algún día, puedan defender la elástica blanquiazul del primer equipo en su pugna por el ascenso a 2ª División.

Los inicios de temporada son trascendentales para el rendimiento y el protagonismo de un artista del balón y nuestro jugón lo ha bordado. Jugador en la 3ª Andaluza de categoría Infantil ha cuajado un comienzo liguero de ensueño, en el que no tiene nada que envidiar a los grandes magos de la Liga Profesional. César García es su nombre, y es un delantero nato de lo que no quedan. El joven paleño tiene siempre el gol entre ceja y ceja. Su filosofía, clara: dentro de los tres palos. Es capaz de hacer que el cuero bese la red rival en numerosas ocasiones golpeando el esférico con una calidad excelente como el ‘catedrático’ Zidanne solía hacer.

Esta semana lo ha vuelto a hacer,  ha anotado 4 goles dando el triunfo a su equipo, contra el UD Los Prados, tras un partido para enmarcar y recordar en la memoria de cualquier aficionado. Tambores de guerra suenan cuando este chico mima el balón, se paraliza el crono y da comienzo a su espectáculo. Sus características son envidiables, posee una gran capacidad técnica con los pies y un cerebro privilegiado capaz de esquematizar, en el área, todas las posibilidades en un segundo y, siempre, escoger la opción correcta: nunca falla.

Además, esta temporada no solo actúa de goleador sino de ingeniero. Su entrenador David ‘Conejo’ ha retrasado su posición al apreciar la gran capacidad que posee para ser determinante en el último pase. De este modo, César, está dando infinidad de asistencias a sus compañeros desde que comenzó la temporada.

Rapidez, calidad en el 1 contra 1, técnica, inteligencia, gran olfato goleador, y muchas más son las aptitudes que presenta este futuro promesa. Su perfil se relaciona con el de un gran goleador como David Villa y un gran ingeniero como Andrés Iniesta, ingredientes más que suficientes para llegar, algún día, a ocupar un puesto tan necesitado en el fútbol español.