Infantil | La seguridad del Betis está en manos de Rubén Sánchez

futbolcarrasco, infantil, sevilla, betis, rubén sánchez,

Si hay un equipo que está despertando la admiración de todo el fútbol andaluz, ese es el primer infantil del Real Betis Balompié, una escuadra brillante, nutrida por un selecto grupo de jugadores entre los que sobresale Rubén Sánchez, el gran capitán de un equipo de registros insuperables.

Para que este Betis ofrezca obras de arte futbolísticas en cada partido es fundamental generar una seguridad defensiva a prueba de bombas. En esta tarea, Rubén se ha convertido en la prolongación de su técnico, Juanito, sobre el campo, todo un ejemplo de cómo proteger a los suyos.

Resulta complicado resumir en un texto sus innumerables virtudes, pues su estela suele brillar en cada acción desempeñada, todas ellas guiadas por su deslumbrante inteligencia. Gracias a ella, tiene la habilidad innata para tomar la decisión perfecta en cada instante, luego su agresividad y contundencia constituyen el arma imprescindible para propiciar el final de todas las ofensivas del rival, además de su facilidad para el juego aéreo.

El liderazgo de Rubén Sánchez es indiscutible. No sólo corrige y ordena a sus compañeros sino que también es una referencia cuando las cosas vienen mal dadas. También lo es en el terreno táctico, a la hora de interpretar las necesidades de su técnico y la del equipo, del mismo modo que es muy difícil verlo errar cuando decide entre anticipación y mantener la línea.

Evidentemente, es uno de los grandes artífices del temporadón de los suyos y de que su portero sólo haya recibido ocho goles en toda la campaña, una marca de auténtico vértigo. Asimismo, también colabora en la parcela ofensivo, gracias a su inmejorable salida de balón, por lo que las jugadas más elaboradas del equipo suelen partir de su gran primer pase.

Por carácter, por concentración y por calidad, Rubén Sánchez es una de las joyas con más futuro de la prolífica cantera bética. El futuro se presenta repleto de éxitos para este jugador, capaz de sellar y amurallar con sus ganas e ilusión las porterías ante cualquier equipo, por muy difícil que presente.