Jugones | Alucinamos y disfrutamos con Natasha Harding

fútbol carrasco Natasha Harding bristol

El pasado jueves fuimos a presenciar un partido de la Women Champions League, donde jugaban el Bristol FC ante el Raheny United. Teníamos ganas de ver en directo un partido de femenino de alto nivel y con jugadoras de ámbito internacional, de ahí que nos acercáramos al Ashton Gate Stadium.

Desde que inició el choque, nos quedamos sorprendidos de la transcendencia del fútbol femenino en la ciudad, puesto que las gradas estaban llenas y más de 6000 personas se acercaron a ver a su equipo. Jugaban dos españolas en el equipo como son Laura del Río, que salió la segunda mitad e hizo diabluras con el balón, y Natalia que marcó el tanto abría el marcador para el Bristol FC. Al final, el partido acabó 2-1 con la clasificación del cuadro local por el doble enfrentamiento de 6-1.

Pero, lo que más nos sorprendió fue la calidad y el talento de una jugadora del Bristol FC llamada Natasha Harding. ¡Impresionante!. Su estilo, su juego y sus movimientos nos recordaban a Pedrito del FC Barcelona. No paró de correr en ningún momento, tiraba desmarque, defendía, llegaba al área, encaraba cada vez que entraba en contacto con el balón, rápida… muy rápida, excelente último pase, con gol… increíble. Su fútbol es de otro planeta y su estilo nos cautivó por completo. Una jugadora Top sin lugar a dudas. Natasha estudió en la Universidad Metropolitana de Cardiff, y en 2011 fue llamado a representar a Gran Bretaña en los Juegos Mundiales Universitarios 2011 en China. Natasha hizo su debut internacional con Gales edad sólo el 19 ante Suiza en 2008 La temporada pasada Natasha anotó su primer hat-trick internacional en la victoria por 5-0 contra Israel en Wrexham en el partido de la UEFA Clasificación. Natasha anotó 4 goles en la última campaña de WSL temporadas.

Dentro de unas semanas, volveremos a ir a verlas puesto que se enfrentarán al FC Barcelona en la siguiente eliminatoria de la Champions League. Ya os contaremos que tal fue el partido. ¡Grande Natasha!