Juvenil | Pellicer ya tiene piropos para Sidki y Nesyri

fútbol carrasco málaga juvenil

El pasado fin de semana arranque la temporada para el Juvenil A de Sergio Pellicer en la División de Honor. Tras confeccionar la plantilla, quedaron como grandes destacadas cuatro incorporaciones que llegaron desde Marruecos. Un portero, un central, un mediocentro y un delantero: Achraf Sidki, El Amrani, Regragui y Nesyri. En el debut de los juveniles, el guardameta y el ariete fueron titulares.

Su actuación quedó destacada. Desde su llegada, las miradas se centraron en Nesyri. Su envergadura y potencia llamaron la atención del cuerpo técnico, incluso de Manel Ruano que lo tiene en cartera por si su equipo necesita algo. Además, el propio Ben Barek hablaba maravillas de él: “Es atlético, tiene unas condiciones muy buenas para triunfar”.

Ante el CMD San Juan, presentaron su candidatura. La actuación de Sidki, pese a encajar un tanto, fue bastante elocuente. De gran altura, el marroquí estuvo muy hábil cuando las acciones le exigían salir de entre los palos. Por arriba, tiene mimbres de portero rápido y seguro. El rival no fue muy exigente, pero fue lo suficiente para ver que la salida de balón de Sidki es óptima. Los desplazamientos en largo fueron precisos y no tardó mucho en mover el juego de un lado a otro cuando el partido y sus compañeros lo exigían.

Tras el partido, Sergio Pellicer valoró sus minutos: “Las pocas intervenciones que ha tenido han sido notables. La salida de balón, que al principio siempre debido a la integración en el trabajo y al idioma, ha estado muy bien. Es lo que suele costar más cuando los chicos vienen de fuera y tienen otra cultura. Sidki lo ha entendido muy bien. Estamos muy contentos con él”.

El más esperado era Nesyri. Había dudas por el debut de ambos debido a los problemas con sus fichas federativas, tema que solucionó días antes del encuentro. Con todo eso, el delantero debutó en la punta de ataque, junto a Santi López que siempre fue el que bajó cuando el juego exigía un mediapunta entre líneas. Al marroquí quizás le faltaron espacios. Quizás no era el rival más idóneo para que alto 9, debutara con la camiseta del Málaga. Aun así, siempre fue una solución para los suyos. Por alto intentó rematarlo todo y le dejaron incluso bajar algún balón del cielo. Es un apoyo en ese sentido. En el área es inteligente y siempre busca espacios para que desde la banda le sirvan balones. Una de las virtudes del jugador es su velocidad, que no pudo verse apenas en actividad debido al repliegue del San Juan. En la segunda mitad, con el rival abajo en el marcador, Nesyri encontró espacios y pudo tirar una bicicleta para irse en velocidad.

Sergio Pellicer reconocía que el delantero irá a más: “Nesyri es un jugador que es potencia pura, es un killer de área. Hoy quizás ha estado poco preciso en las zonas de finalización pero realmente demuestra que a poco que gane en precisión nos dará mucho. También falta que aparezca más en las zonas de influencia y de remate, pero es lógico por el tema del idioma. Estamos contentos con él porque nos ofrece otro tipo de fútbol que en esta categoría no hay. Solemos ser un equipo dominador, pero cuando no tenemos salida fácil, él nos da ese desahogo”.

fútbol carrasco division de honro málaga juvenil

Más allá de los dos marroquís, el Juvenil A mostró pinceladas de lo que puede ser. El repliegue del rival dificultó mucho la tarea y eso Pellicer lo sabía: “Siempre los inicios son complicados. Sobre todo como se nos había situado el partido. La primera parte ha sido un monólogo. La clave era ponernos por delante en el marcador y no ha sido así. En la segunda parte salimos sabiendo que el rival estaba muy desgastado y que podían aparecer los espacios. Ellos metían dos líneas de cuatro en una zona de repliegue muy intensivo y sabíamos que su mayor peligro era en transición con el ‘9’ o con balón parado. Ellos se adelantaron pero lo positivo ha sido que hemos tenido una buena capacidad de reacción y que la gente que entró de refresco nos ha dado mucha variedad y alternativas”.

Esa “capacidad de reacción” se llama Joselillo y Echu. Ambos fueron la temporada pasada pilares del 26 de Febrero y el San Félix en esta misma categoría, y el pasado fin de semana demostraron su capacidad con el Juvenil A del club blanquiazul saliendo desde el banquillo. Fueron revulsivos. Cada uno en un costado dieron las claves para desmontar el delicado entramado que plantearon los sevillanos. A los pocos minutos de su entrada, una jugada excepcional de Joselillo en la banda acabó con el tanto de Echu dentro del área, que anduvo más pillo que los defensores. Era algo previsible para el cuerpo técnico, era su as en la manga: “Cuando preparamos los partidos estamos pensando en las variantes tanto si las cosas van bien o van mal. Y la entrada de Joselillo y Echu era una variante que teníamos pensada, y viendo el transcurso del partido era necesaria. Es algo muy importante que en una plantilla como la nuestra, que todos sean importantes. Duele dejarse a gente fuera pero es un tema numérico, los que no están tienen que mejorar. Nos vamos con un buen sabor de boca por el resultado y también sobre todo porque en condiciones normales el equipo habría logrado más goles”.

Quizás la cruz del primer triunfo de los malaguistas fue la defensa. Gabri y Suli no tuvieron su mejor día. El peligro del San Juan era sabido que llegaría desde faltas laterales y balones colgados al área. En ello, los centrales no fueron certeros, erraron. Las tres primeras faltas laterales que sacaron los sevillanos fueron rematadas por ellos. Gabri y Suli no acertaron al tirar la línea y se quedaron anclados esperando que el asistente levantara el banderín. Eso unido a la poco contundencia que tuvieron ante la rápida delantera de los recién ascendidos que les ganaron en posición pese a la envergadura y físico de ambos. Es más, uno de los cambios que se dio en la segunda parte fue el de Suli, que dio entrada a Echu.

Sergio Pellicer cree que son errores corregibles: “En defensa estamos teniendo más problemas. Lo bueno es que los errores en defensa son mucho más fáciles de resolver que lo ofensivo. Me preocuparía más si mi equipo no hubiéramos tenido ocasiones, si no hubiéramos sido verticales y no hubieran jugado rápido. Hemos tenido amplitud y profundidad, ahora tenemos que mejorar el balón parado. Solemos mantener la línea pero luego hay que atacar la pelota, y no lo hemos hecho. También las transiciones defensivas que nos ha costado responder a la primera y sobre todo a la segunda jugada con chavales muy rápidos. Ahí tendremos que mejorar”.

Fotos de Jennifer Lozano.