Juvenil | Pol Ballesté, el cerrojo de la portería malaguista

futbolcarrascojuvenilpalballeste

A nadie se le escapa que el portero es la posición más específica dentro de un equipo de fútbol. Ningún otro puesto ha evolucionado tanto como el de portero en el fútbol moderno. Hace unos años era sólo una figura con una importancia relativa, pero a día de hoy es un puesto transcendental. Todo equipo ganador tiene que tener bajo sus palos a un guardián que le de seguridad. El Atlético de Madrid tiene a Courtais, el FC Barcelona a Valdés, el Real Madrid a Casillas y el Málaga CF juvenil División de Honor tiene a Pol Ballesté. El portero malaguista posee unos reflejos asombrosos y transmite una gran seguridad bajo palos impresionante. Pese a sus 18 años, se trata de un portero muy regular que demuestra todo su potencial al realizar estiradas inverosímiles logrando detener el balón. Se trata de un portero muy plástico. Es un cerrojo en la portería, sus reflejos junto a su gran altura le permiten aportar una gran seguridad en los balones aéreos, lo que le convierte en un portero realmente completo. El cancerbero malaguista que posee tras de sí una trayectoria deportivo inmaculada es pieza básica en los esquemas del técnico Ruano y su progresión esta temporada gracias a su entrenador Mario Bazán ha sido bestial, mejorando en desplazamientos, impulsiones, caídas… haciéndole mucho más rápido y eficaz. Sobrio en sus intervenciones, denota temperamento ganador y no le tiembla la voz para corregir los desajustes de su zaga. Imponente por sus condiciones físicas, es difícil de batir en el uno contra uno por su capacidad para tapar todos los ángulos. Sin duda, estamos ante un auténtico porterazo.