Prebenjamín | Dani Quesada, el ‘Neuer’ del Vegas Del Genil

futbolcarrasco, granada, prebenjamín, vegas genil, dani quesada,

El tercer mejor jugador del mundo, tal como consagró el pasado lunes la Gala del Balón de Oro, es un portero. Manuel Neuer es el máximo referente de las nuevas generaciones de guardametas que quieren renovar los límites de la demarcación, tal como ha hecho el alemán en la actualidad. Desde Granada, y concretamente desde Vegas Del Genil, Dani Quesada quiere seguir su estela y ya sueña con reinventar la historia recién modificada.

Hay que tener mucha madurez para asumir todos los galones de un portero con sólo siete años. Pero Dani Quesada no teme a la responsabilidad y lo demuestra cada fin de semana defendiendo hasta las últimas consecuencias la camiseta del Recreativo Vegas Genil.

Su equipo es el cuarto mejor de la Segunda Prebenjamín de Granada gracias al trabajo de un grupo muy unido y a las prestaciones de un guardameta descomunal, el segundo menos goleado de la categoría, con sólo 14 goles recibidos en 10 partidos dentro de una competición donde predominan los altos registros realizadores.

Quesada ya había demostrado sus credenciales en la 2ª Batalla de porteros de Andalucía celebrada en Conil De La Frontera. Allí maravilló a los cazatalentos de toda la región mientras brindaba un pequeño anticipo de lo que tenía reservado para esta temporada de ensueño.

Este cancerbero es el último eslabón de la fantástica cadena defensiva del Recreativo Vegas Del Genil, así como el inicio de toda jugada de ataque, pues domina como nadie el juego con los pies, tal como evidencian sus potentes saques capaces de romper líneas. Pero lo primordial en un portero son las paradas y en esta faceta, los perjudicados son los rivales, quienes quedan continuamente desesperados ante sus portentosas virtudes. Reflejos, salto, uno contra uno, técnica. Lo tiene todo este chico que hace descansar tranquilas cada semana a las redes.

Dani Quesada es además un líder dentro del campo, inteligente para corregir los errores de los compañeros aprovechando su campo de visión y con el carácter suficiente para levantar a sus compañeros en los momentos comprometidos. No obstante, lo que convierte en especial a esta promesa es su humildad y la ilusión por aprender diariamente, unas virtudes que aseguran el progreso de un guardameta llamado a dejar mucha huella en el futuro, y tal como hecho Neuer, reinventar la profesión.