Senior 3ª G9 | El Atlético Malagueño sigue imbatible (3-1)

IMG_3700

Volvió la calma al filial del Málaga CF tras la pequeña tempestad del pasado fin de semana tras empatar en un complicado partido ante el Alhaurín de la Torre. Los de Manel Ruano, con un tanto en propia puerta de Fermín y goles de Ontiveros y Pedro, se llevaron el triunfo en un derbi muy esperado por muchos. El Atlético Malagueño sigue imbatible.

Era sabido por el técnico blanquiazul lo complicado que sería el encuentro ante un rival como El Palo. Lo que quizás no se esperaba es que los paleños salieran al terreno de juego con un 5-4-1, muy compacto y que dejaba espacios milimétricos que a los malaguistas les costó encontrar. Y la intensidad. El Palo se vale de ella para equilibrar su hándicap de calidad con cualquier rival, y hoy ante los blanquiazules lo lograron, al menos en parte.

En una mañana nublada, con los gradas de la Federación en las que no cabía un alfiler más, los once de Ruano dominaron el juego desde los primeros instantes. Sin dudas, sin pelotazos. Movían el balón de un lado a otro hasta que apareciera un hueco que les condujera al arco de Fran.

Había algunos cambios notorios en lo que planteó el catalán. Sin Fornals ni Torras, Ayrton gozó de 90 minutos para habituarse algo más al juego blanquiazul como número 8. Pedro Montero, que saldría después, le dejaba su sitio al estilete Ontiveros. Calero y Luis Muñoz fue la pareja de centrales hoy. El resto continuidad.

La primera mitad no tuvo mucho jugó. El filial dominó el juego y tan sólo con varios uys de Mula con una volea a la salida de un córner y Javi Ontiveros que centró un balón que se envenenaría y picaría el larguero. La lesión del guardameta paleño Fran y la posterior entrada de Fermín y el encontronazo entre Jaime Moreno y Alexis mantuvieron en tensión el choque hasta el descanso.

Tras el descanso, el virus que sufría Luis Muñoz antes del encuentro le pasó factura y le dejó en el vestuario. Mikel Villanueva ocupó su lugar. A los blanquiazules les costó volver a imponer su juego. El Palo había subido notoriamente las líneas e incomodaba mucho más el centro del campo local que estaba hasta el momento dominando por un inmenso Deco y un Ayrton que se descolgaba con facilidad. Y así, y siendo paradójico, llegó el gol malaguista. Una internada de Alberto por el carril zurdo acabó en un fuerte centro del lateral que Fermín no logró a blocar y se le coló en su portería. Un error, un gol.

Con el 1-0, el juego se amoldó a lo que quería Ruano y Tello tiró de cambios para revertir la situación Cardellino y Durán buscaron darle vida en ataque a los paleños pero el cambio acertado sería el del técnico catalán al dar entrada a Pedro por Mula. Ni 30 segundos llevaba el murciano sobre el césped cuando recogió un sensacional balón de Alberto desde la izquierda en el segundo palo para poner tierra de por medio con el segundo.

Ambos conjuntos llegaron a este punto sin gasolina. El cansancio era notorio debido a la exigencia física que requirió el partido. Con El Palo volcado el filial malaguista encontró muchos espacios, uno de ellos fue aprovechado por Ontiveros. El marbellí no dejó pasar la oportunidad que le brindó Ruano siendo titular y anotó el tercero y definitivo tanto de los locales. Se plató solo en el área de Fermín y con una sensacional y medida vaselina firmó el 3-0. Otro tanto más para él en un partido en el que no pudo llegar a mostrar todo lo vertical que es.

Con la ventaja amplia en el marcador, los instantes finales fueron más suaves por parte de los blanquiazules que permitieron a los paleños recorta con un tanto de Falu Aranda, el ex malaguista que volvía con su otro equipo, El Palo.

Otros tres puntos para los de Manel Ruano que siguen sin conocer la derrota tras ocho jornadas. El resultado de El Ejido-Martos decidirá en que puesto duermen esta noche. Lo que sí es seguro es que este Atlético Malagueño sabe a lo que juega y compite siempre con una misma seña de identidad. Hoy lo volvió a mostrar en un partido muy duro.

Fotos de Jennifer Lozano.