Senior | José Antonio Pineda ‘Bellotogol’, historia de un póquer fugaz

fútbol carrasco lucena pineda belloto senior

Dicen de los delanteros que son únicos en su especie. Que nacen con el gol entre ceja y no paran hasta conseguirlo. Dicen, además, que cuando anotan no solo uno, sino cuatro, se convierten en leyenda del fútbol. Que, además, cuando lo hacen en poco tiempo, se transforman en historia viva de este deporte. Muchos son los hombres que visten el número nueve a la espalda, muy pocos son los que han conseguido afrontar con éxito este reto. Entre esa corta lista, un nombre especial, un lucentino de corazón que ahora milita en el Ciudad de Lucena: José Antonio Pineda.

Era el 21 de noviembre del año 2010 cuando el Lucena CF, por entonces equipo del jugador lucentino, se enfrentaba al Club Deportivo Alcalá en el encuentro correspondiente a la decimocuarta jornada de Liga. Pineda, en su tercera temporada en Segunda División B, la segunda con el Lucena CF, saltaba de inicio al césped con la intención de demostrar, una vez más, que estaba más que capacitado para ser el delantero titular del equipo celeste. Y tanto que lo demostró. “Ese partido lo tengo siempre en la memoria. Marcar cuatro goles en segunda B, ante tu público, con el estadio lleno… Fue emocionante” comenta el actual delantero del Ciudad.

Con el pitido inicial, el balón comenzó a rodar, y con él en movimiento, los goles no tardaron en llegar. En el minuto 8, el nueve celeste vería portería por primera vez en la tarde, el primero de muchos. Así, lo que vino después hasta el minuto 35 fueron más tantos, más chicharros de un delantero que sumó un “100% de efectividad” de cara a portería. “Quizás fue el partido más acertado que he jugado nunca. Llegaba y la metía en la red, llegaba y la metía. Era una cosa de locos. Todo lo que llegaba iba para adentro. El día de mañana yo tendré a mi hijo, se lo enseñaré y le diré lo bonito que fue ese día para su padre”.

Cuatro goles en 27 minutos, números que quedarán siempre en la historia del Lucena CF y que permiten al delantero del Ciudad figurar entre algunos nombres importantes del fútbol español. Fue justo el año pasado cuando Alberto Bueno, delantero por entonces del Rayo Vallecano, anotaba esta misma cifra ante el Levante UD en tan solo 14 minutos. Álvaro Negredo, hace tres temporadas en 20 minutos, o David Villa en la campaña 2003/2004, en apenas 32′, también consiguieron alcanzar dichos números, siempre mágicos para cualquier delantero. De momento, es el ariete Bebeto, jugador del RC Deportivo, es quien mantiene este record particular, establecido en la temporada 1995-1996, al anotar cuatro goles frente al Albacete B. en apenas seis minutos.

Cinco años han pasado ya de aquella hazaña, de aquellos números que siempre estarán presentes en la memoria celeste. Jugadores de renombre, estrellas del fútbol moderno, delanteros de referencia que conforman esta corta lista a la que, pase lo que pase, no hay que olvidar nunca el nombre de Pineda.

El actual delantero del Ciudad de Lucena vivió una tarde mágica aquel día, si  bien no fue solo él, sino también los cerca de 1.000 espectadores reunidos en la Ciudad Deportiva del Lucena CF. El estadio municipal aún no estaba terminado y los aficionados lucentinos, siempre fieles por aquel entonces, disfrutaron de un encuentro que compensaron, durante al menos 90 minutos, las dificultades por las que había pasado el equipo celeste un par de años atrás.El primer gol desató la alegría, el segundo la felicidad, el tercero la pasión y el cuarto, la locura. Una locura maravillosa que  se tradujo en forma de cánticos, en palmas, muchas palmas, y en una boina perdida en la línea de banda del por entonces estadio celeste.

Pineda anotaba el cuarto gol de la tarde en el minuto 35 y, en ese momento, cuando el jugador se acercaba a la grada para celebrarlo, alguien entre el público lanzaba una boina al césped que acabaría colocada durante algunos segundos en la cabeza del jugador. “La boina me la lanzó un tío mío, que es primo hermano de mi madre y siempre va al fútbol. Siempre me ha apoyado desde que comencé a jugar. El pobre hombre, al ver que anotaba el cuarto gol, se volvió un poco loco y  me tiró la boina. Fue un gesto de felicidad”. Comenta el futbolista.

Aquel día, aparte de marcar cuatro goles en apenas 27 minutos, Pineda revivió la pura imagen de Finidi, aquel centrocampista del Real Betis Balompié que siempre que anotaba, se colocaba un sombrero cordobés lanzado desde la grada. Finidi, natural de Nigeria, era todo un ídolo para la afición bética. Pineda, desde mucho antes ya lo era, aunque aquel día, con sus goles, confirmaba una verdad más que conocida por la hinchada celeste.

El delantero lucentino actualmente milita en el Ciudad de Lucena y tras casi una temporada de inactividad futbolística, es pieza fundamental en los esquemas de Juani y Juanlu Bernal con tres goles anotados y más de 850 minutos en las botas. Quien tuvo retuvo y ahora, con su veteranía, experiencia, y garra, Pineda no deja de trabajar para un Ciudad que no desiste en su empeño de alcanzar el ascenso directo a Tercera División.

 Noticia de Siemprelucenacf.es realizada por José Manuel Parra.